Vitamina D

La vitamina D es la vitamina del sol. Tiene una característica que la hace diferente al resto ya que se trata una vitamina que nuestro cuerpo puede sintetizar de forma autónoma por la simple incidencia de los rayos del sol sobre nuestra piel.

La vitamina D es una de las vitaminas más importantes que necesita nuestro organismo por la gran cantidad de procesos en los que está implicada. Uno de los procesos más conocidos en los que interviene la vitamina D es en la absorción de calcio y fósforo a nivel intestinal, pero juega también un papel muy importante en otros procesos como es la regulación de nuestro sistema inmune.


Alimentos ricos en Vitamina D

¿Qué es la Vitamina D?

Como cualquier otra vitamina, se trata de un compuesto vital para el organismo (el término vitamina procede de “amina vital”). La vitamina D se la asocia frecuentemente al concepto de hormona, por su estructura molecular y porque se trata de un compuesto que actúa regulando determinados procesos fundamentales de nuestro organismo.

Existen dos tipos de Vitamina D:

  • Vitamina D2 o Ergocalciferol.
  • Vitamina D3 o Colecalciferol.

Ambas son provitaminas, es decir, no tienen actividad como tales y deben sufrir una serie de procesos metabólicos que la acabarán transformando en la forma activa que es el 1,25 Dihidroxi Vitamina D o Calcitriol.

Vitamina D en alimentos

La vitamina D la podemos obtener de dos fuentes. Por una parte tenemos la ingesta de Vitamina D a partir de la dieta o alimentos y por otra la Vitamina D que nuestro cuerpo sintetiza a partir de la radiación solar sobre nuestra piel.

La principal fuente de Vitamina D la tenemos en el sol cuando incide sobre nuestra piel

Vitamina D obtenida a través de los alimentos, dieta o suplementos alimenticios

Este tipo de fuente nos proporciona tanto Vitamina D2 o Ergocalciferol (a partir de productos de origen vegetal) como Vitamina D3  o Colecalciferol si la fuente es de origen animal.

No hay muchos alimentos ricos en Vitamina D aunque hay algunos donde podemos encontrar una mayor cantidad de esta vitamina. Es el caso de algunos pescados tales como como el salmón, sardinas, atún así como en huevos (principalmente en la yema) o en algunas setas.

Vitamina D obtenida a partir de la exposición al sol.

Es la principal fuente de Vitamina D, en concreto de Vitamina D3. Esta síntesis se debe a un compuesto presente en la piel denominado 7-dehidrocolesterol que debido a la incidencia de los rayos UV-B del sol, se transforma en Vitamina D3 o Colecalciferol.

Tiempo de exposición al sol para síntesis de Vitamina D.

Bastan unos 10 – 15 minutos de exposición diaria al sol – pudiéndose llegar a producir un cierto enrojecimiento de la piel – para obtener la cantidad suficiente de Vitamina D debido a la acción del sol. Es importante destacar que esta exposición debe realizare sin utilizar ninguna crema protección solar ya que éstas filtran los rayos UV-B, responsables de esta síntesis endógena de Vitamina D3 o Colecalciferol. Obviamente no debemos sobrepasar ese tiempo de exposición ya que lo estamos haciendo sin ningún tipo de protección solar y esto nos podría acarrear otras consecuencias a nivel de nuestra dermis.

Hay factores que influyen en este tipo de síntesis: color de la piel, (cuanta más melanina tengamos y más oscura sea la piel, habrá menor síntesis de Vitamina D). Influye también la época del año en la que nos encontremos (generalmente mayor síntesis en verano que en invierno) o la altitud y latitud de nuestra ubicación ya que conforme nos acercamos al Ecuador, deja de haber esa diferencia entre verano e invierno ya que la radiación UV-B se produce de forma similar durante prácticamente todo el año.

Vitamina D3

Metabolismo de la Vitamina D

Como comentábamos antes, tanto la vitamina D2 como la D3 son provitaminas, es decir, formas inactivas que necesitan sufrir dos procesos seguidos de hidroxilación para convertirse en 1,25 dihidroxi Vitamina D o Calcitriol que es la sustancia activa.

  • La primera hidroxilación se produce a nivel hepático donde tanto la Vitamina D2 como la Vitamina D3 se convierten en 25-hidroxi vitamina D o Calcidiol que sigue siendo aun una molécula inactiva. Esta molécula 25-hidroxi vitamina D o Calcidiol circula en sangre y es precisamente esta forma la que se identifica y cuantifica su presencia en plasma cuando nos hacen un análisis de sangre para determinar el nivel de Vitamina D que tenemos.
  • La segunda hidroxilación se produce a nivel renal por acción de la 1-alfa-hidroxialasa. Aquí, en el riñón, la 25-hidroxi vitamina D o Calcidiol se convierte en 1,25 dihidroxi vitamina D o Calcitriol que ya es la molécula activa.

Este 1,25 dihidroxi Vitamina D o Calcitriol, una vez en sangre, se une a receptores específicos (VDR o Vitamin D Receptor) de las células donde podrá ejercer su actividad. De esta forma llega al núcleo celular donde se une al receptor RxR (receptor retinoide), donde actúa a nivel del ADN para expresar determinados genes de forma que se produce la síntesis de una serie de proteínas encargadas de regular funciones tales como las relacionadas con los osteoblastos y osteoclastos, mineralización ósea, reabsorción de calcio y fósforo a nivel intestinal y renal.

Vitamina D y Calcio

Uno de las funciones más importantes de la vitamina D es la regulación de los niveles séricos de Calcio favoreciendo su absorción a nivel intestinal y su reabsorción a nivel renal.

Una función clave de la vitamina D es la regulación del Calcio

Esta influencia de la Vitamina D en los niveles séricos de Calcio implica que la carencia de Vitamina D tenga consecuencias muy importantes en la mineralización del hueso.

Además del metabolismo óseo, la Vitamina D influye en otros factores y funciones como es el caso de la regulación del sistema inmune.

De forma más concreta, a nivel intestinal, la Vitamina D actúa facilitando la entrada de Calcio al torrente sanguíneo mediante la regulación que ejerce sobre los canales del Calcio (TRPV6) y sobre la Calbindina, una proteína transportadora de Calcio que se encuentra en el citoplasma de las células de la mucosa intestinal y que es regulada por la Vitamina D. Este mecanismo de transporte facilita la entrada a sangre del Calcio que ingerimos con la dieta.

De forma similar, la Vitamina D actúa a nivel renal, favoreciendo la reabsorción del Calcio e impidiendo así que se pierda por la orina. Este mecanismo de reabsorción es muy similar al que sigue a nivel intestinal.

Falta de Vitamina D

Actualmente existe un porcentaje elevado de la población, en torno al 60 % – 70%, que muestra déficit o falta de Vitamina D. Son varias las causas las que provocan este nivel bajo de Vitamina D, entre ellas destacan:

  • Escasa exposición solar al pasar excesivo tiempo dentro de lugares cerrados, en la oficina, en casa, en el coche, etc.
  • Uso elevado de cremas de protección solar. Aunque obviamente el uso de estas cremas es totalmente necesario, debemos saber que, si tomamos sol con ellas, no absorberemos nada de rayos UV-B y por tanto no habrá síntesis de Vitamina D.
  • No hay muchos alimentos ricos en Vitamina, lo que hace que a través de la dieta no tengamos muchas oportunidades de ingerir Vitamina D.
  • La población senil, mucha de ella en residencias, con escasa exposición solar y por tanto menor síntesis de Vitamina D.
  • La obesidad. La vitamina D es liposoluble, queda retenida en el tejido adiposo y reduciendo su biodisponibilidad.
  • Personas con problemas de absorción intestinal.
  • Ingesta de fármacos que favorecen el catabolismo de la Vitamina D, como es el caso de los tratamientos con antirretrovirales.

Este déficit de Vitamina D tiene varias consecuencias:

Hipocalcemia debida a una reducción de absorción de calcio intestinal y una menor reabsorción a nivel renal. Esta hipocalcemia puede derivar en una desmineralización del hueso pudiendo producir una reducción de la densidad mineral ósea (DMO) con una mayor debilidad ósea que puede traer como consecuencia:

  • Raquitismo en niños
  • Osteomalacia en adultos.

Cómo aumentar la Vitamina D

Se considera un valor normal de Vitamina D en sangre cuando ésta tiene una concentración de 30 ng/ml o superior, sin llegar a alcanzar los 150 ng/ml ya que valores de esta magnitud se consideran tóxicos.

Valores por debajo de 20 ng/ml son considerados demasiados bajos y requieren un aporte de Vitamina D para elevar su concentración en sangre hasta llegar a valores óptimos.

El mejor modo para aumentar la Vitamina D es tomar unos 15 -20 minutos diarios de sol sin uso de protección solar, aunque si esto no es posible, siempre se puede aumentar su concentración con la toma de Vitamina D con la dieta, mediante alimentos ricos en Vitamina D (lamentablemente, no muy frecuentes) y/o con suplementos de Vitamina D que podemos encontrar en farmacias.

Vitamina D en Farmacias

Comentábamos antes que no abundan los alimentos ricos en Vitamina D por lo que frecuentemente debemos recurrir a Vitamina D farmacológica que podemos encontrar en farmacias, parafarmacias y tiendas online. Podemos encontrar, por ejemplo, Hidroferol con dosis de 16.000 UI de Vitamina D.

Vitamina D y COVID-19

A raíz de la pandemia del virus SARS-CoV-2, se están realizando numerosos estudios para tratar de afrontar esta difícil situación mundial. Algunos de estos estudios afirman la existencia de una relación entre una mayor concentración de Vitamina D y un menor riesgo de infecciones.

Uno de estos estudios, realizado este mismo año reveló una relación directa e inversamente proporcional entre niveles de Vitamina D en la población y casos de mortalidad debidos a COVID-19 (1)

Otro estudio relaciona la capacidad regulatoria de la Vitamina D sobre el sistema inmune y su papel protector frente a infecciones virales del tracto respiratorio a través de diversos mecanismos. Se ha correlacionando igualmente la población susceptible de tener niveles de vitamina D más bajos con un mayor número de casos de COVID-19 (2).

Aunque son estudios basados en datos, es necesario diseñar y realizar ensayos clínicos que permitan confirmar esta hipótesis y establecer las dosis adecuada de Vitamina D para esta patología.

(1)Ilie PC, Stefanescu S, Smith L. The role of vitamin D in the prevention of coronavirus disease 2019 infection and mortality. Aging Clin Exp Res. 2020;32(7):1195-1198. doi:10.1007/s40520-020-01570-8

(2)Grant WB, Lahore H, McDonnell SL, et al. Evidence that Vitamin D Supplementation Could Reduce Risk of Influenza and COVID-19 Infections and Deaths. Nutrients. 2020;12(4):988. Published 2020 Apr 2. doi:10.3390/nu12040988